C/ Poeta Quintana n 5,bis, pta 6. · 963 528 237 · info@amparobarrachinaabogados.es

fondo buitre

Fondos buitre

Los fondos buitre, también llamados fondos de capital de riesgo o holdouts, son un claro ejemplo de especulación financiera. Sus compradores se dedican a la adquisición de deuda de Estados que se encuentran en una situación económica complicada y de empresas al borde de la quiebra o la bancarrota. Aprovechándose de la necesidad de los vendedores, el precio de compra, como cabe esperar, se sitúa muy por debajo de su valor nominal, normalmente a un 20 ó un 30%. El objetivo final no es otro que el de iniciar una serie de litigaciones a través de los foros internacionales para intentar cobrar el valor íntegro de estas acciones.

Un fondo buitre apenas tarda más de un año en empezar a dar beneficios, lo que lo convierte en un instrumento de especulación muy atractivo y que ha visto en la crisis económica un caldo de cultivo excepcional.

Evidentemente, estas acciones alivian a los bancos, pero tienen un efecto dañino en los deudores, quienes en muchos casos ni siquiera conocen la identidad del dueño mayoritario de sus empresas.

Por suerte, y de acuerdo con lo establecido en el Código Civil, el deudor posee un plazo de nueve días naturales para recomprar dicho crédito a su nuevo acreedor por el precio exacto que éste pagó por el mismo.

En Amparo Barrachina, un excepcional despacho de abogados especializados en derecho bancario y con un gran recorrido lleno de éxitos, encontrará la ayuda que necesita para reclamar sus bonos y recuperar el control total de su negocio.

Gracias a nosotros, miles de ciudadanos ya han recuperado la tranquilidad que creían perdida como consecuencia de todo tipo de productos financieros de riesgo, especulación financiera y mala praxis bancaria: participaciones preferentes, deuda subordinada, acciones, valores, cláusulas hipotecarias abusivas, IRPH, etc. No lo dude más y llámenos. Nuestros abogados estudiarán minuciosamente su caso y establecerán un eficaz plan de acción para satisfacer sus expectativas.